IMG_7440_jpg 2.jpg
Flower made 1.png

¡Estoy feliz de compartir un poco de mi imaginación contigo! Descubre la historia de Freja a través de extractos del Capítulo I, adaptado para Instagram.

Flower_Tea_Celebration.jpg

Los niños seguían durmiendo mientras el resto de la familia se preparaba para la celebración. En lo profundo del bosque, las antiguas y rústicas persianas de las ventanas de la casa más pequeña aún estaban cerradas, pero finos rayos de sol se filtraban por los agujeros de la madera agrietada, bañando la larga mesa con un cálido resplandor dorado. Cubiertos con mantas de lana y pieles acogedoras, había suficientes asientos para acomodar a las cinco generaciones. La anciana cumplía hoy 137 años.

 

Cuando todos estaban sentados a la mesa y las ventanas estaban abiertas de par en par, el olor a pan recién horneado y el aroma de platos bien condimentados invadieron la habitación. Un gato gris y peludo dejó su cómodo regazo junto a la leña y se sentó junto a ellos. El suave canto de los pájaros y la música del viento susurrando a través de los árboles solo era interrumpido por el tintineo de los cubiertos golpeando los platos.  

 

La anciana tomó una gran cuchara de plata y puso un ramo de flores frescas en una enorme tetera humeante. Olió la infusión y sonrió satisfecha. Después de verter un poco de té en cada taza, miró hacia la pared donde yacían violines y gaitas y preguntó: "¿Cuándo comienza la música?"

Welcome.jpg

El ruido se hizo cada vez más fuerte. El denso bosque no me dejaba ver más allá de unos pocos metros. Me até las botas con fuerza, agarré el farol y abrí la puerta. Una cálida brisa de verano acarició mi rostro, llenando el aire con el aroma de los pinos. El sonido parecía provenir del bosque al otro lado de la pradera. ⁠

Algo grande tenía que estar ocurriendo, pensé. Cuanto más me acercaba, más agradable se volvía el sonido, hasta que comencé a distinguir las alegres melodías de un violín. A lo lejos, el débil reflejo de las estrellas en el lago y el resplandor de una gran hoguera guiaron mi camino. ⁠

Como banderas ondeando al viento, los vestidos sueltos de las mujeres giraban alrededor del fuego al ritmo de la música. Detrás de los bailarines, pude ver más gente tocando instrumentos, comiendo y bebiendo o tumbados en el suelo sobre pieles y mantas. ⁠

Empecé a acercarme poco a poco. En una silla robusta que parecía un trono, una anciana tocaba el arpa con delicadeza. Ella me vio y se detuvo de inmediato. "Bienvenida", dijo. “Hoy es mi 137 aniversario”. ⁠

Secret_ingredient.JPG

A la mañana siguiente, me desperté con el golpe en la puerta. Una dulce niña, de cabello dorado que andaba descalza, vino a decirme que el desayuno ya estaba servido en la casa de su tatarabuela. Aún asombrada por la hospitalidad y cortesía de esa familia centenaria, me preparé rápidamente para ir a la acogedora casa de la anciana.

 

Parecía ser la única que todavía se sentía satisfecha por el buffet de la noche anterior. Sobre la mesa había pan casero de varios colores y formas. Los niños discutían entre ellos qué colores ya habían comido, mientras el gato gris y peludo lamía  un poco de mermelada de fresa que se había caído al suelo.

 

Mientras intentaba sentarme entre los niños, la anciana me sirvió una taza de té de jazmín con cáscaras de naranja y un trozo de pan con sésamo y ajo. Los sabores eran tan intensos que podía sentir la naturaleza misma en ellos.  “Este es el mejor pan que he probado”, le dije mientras ella ya me cortaba un trozo de pan de zanahoria. “Debe haber algún secreto”, agregué, aceptando el tentador trozo. Señaló un rincón de su pequeña cocina. Un estante de madera, que llegaba hasta el techo y parecía haber estado torcido por muchos años, estaba repleto de frascos de vidrio con todo tipo de condimentos, semillas y conservas.

 

“No existe tal cosa como un secreto, pero muchos se olvidan de agregar el ingrediente principal”.

4AAE22B8-2EE9-4E4F-A2D5-9DC9B368D8FE.JPG

⁠Cuando terminamos de desayunar, me acerqué a la anciana para agradecerle y despedirme. Ella sostuvo mis manos entre las suyas y cerró los ojos, inclinando su cabeza hacia adelante, casi tocando la mía. Yo hice lo mismo. Nos quedamos así unos segundos.  

 

De repente me dio una suave palmada en el hombro y se dio la vuelta para llamar a uno de los niños pelirrojos, que estaban jugando con el gato en el suelo. Ella le susurró algo al oído. El niño tímido, que parecía haberme estado observando con curiosidad toda la mañana, corrió hacia el estante y, poniéndose de puntillas, tomó uno de los frascos.

 

Agarró un pequeño saco de lino y vertió el contenido del frasco en él. Mirando a su tatarabuela, me dio la bolsa y salió corriendo de la casa. Me despedí de la anciana nuevamente, prometiendo visitarla pronto.

 

Dejando atrás la casa de la anciana, esta vez a plena luz del día, comencé a caminar hacia el lago, pasando por las casas del resto de la familia. De pie en la puerta de una casa con entramado de madera, el niño agitó una mano tímidamente mientras escondía la otra detrás de su espalda. Caminé hacia él. Llevando su mano hacia adelante y con voz muy suave, dijo: "La hice yo mismo", extendió su brazo corto, mostrándome una cuchara de madera tllada a mano.

 

“La próxima vez que visites a la abuela, te puedo enseñar cómo hacerlas”, dijo mientras yo me agachaba a su altura. "Pero puedes quedarte con esta por ahora".

Relaxing Tea Time.JPG

En el camino de regreso a casa, no pude dejar de pensar en cada detalle de esa mágica e inolvidable noche y mañana. Era mi primera semana en el bosque y ya me habían invitado a unirme a una celebración y me había alojado una familia de aldeanos. Parecía un lugar para quedarse, pensé, pero eso casi nunca era cierto para un nómada como yo.  

 

Dejando el prado detrás de mí, regresé al bosque que conducía a mi casa. Tan solo se escuchaba el susurro de hojas y ramas en el suelo, que sonaban como el tic-tac de un reloj con cada paso que daba. Todavía llevaba el farol conmigo, pero esta vez, también tenía el saco de lino y la cuchara de madera de los aldeanos. Me puse la linterna y la cuchara bajo el brazo y, con manos apresuradas, como un niño abriendo un regalo, desaté la bolsa para echar un vistazo.

 

La bolsa estaba llena de flores blancas y rosadas, con un aroma dulce y fresco, que me transportó a la casa de la anciana. No podía esperar a llegar a casa para hacer un té de flores, y poner el resto en un frasco de vidrio, allí, donde podía verlo todos los días y recordar esa noche mágica. Una vez en mi humilde cabaña de troncos, preparé todo para darme un baño caliente. Más tarde, cuando el té estuvo listo, me senté en una mesita junto a la ventana, dejando que la suave luz del sol iluminara mi rostro. Con cada sorbo de té, me venían a la mente imágenes vívidas de mi estadía en el pueblo.

 

Tarareando suavemente y moviendo mis pies descalzos al ritmo de la música, respiré hondo y sonreí, sabiendo que ya no era la mismo. Todavía me esperaban cientos de aventuras.

Kitchen Garden.JPG

No importa cuánto deseaba poder seguir pasando tiempo con los aldeanos, tenía que volver a las tareas de la casa y del huerto. Había mucho que hacer antes de que llegara el invierno.  

 

La cabaña todavía parecía bastante abandonada. Si bien el interior ya se había limpiado, las ramas y las cosas viejas que todavía estaban en el pequeño porche, parecían haber estado allí durante muchos años. No había otras casas a su alrededor. El pueblo más cercano estaba a no menos de cuarenta minutos a pie, allí, donde vivían los elfos.  

 

El clima era espléndido, los árboles vibraban de vida a mi alrededor, sus hojas dejaban que la luz del sol entrara y sus antiguas raíces abrazaban la tierra.  

 

A un lado de la cabaña, había un jardín. Algunas verduras y frutas silvestres habían crecido durante la primavera, pero todavía tenía mucho que hacer si quería tener suficiente comida para el invierno. 

Time To Relax.JPG

Pasé todo el día trabajando en el huerto y ordenando el porche hasta que fue tarde y se puso el sol. Podría pasar horas y horas así, sin siquiera darme cuenta de cómo pasaba el tiempo. Pero ahora era el momento de relajarse.  

 

Encendí el fuego y llené la bañera. Los últimos rayos de sol golpearon los bordes de la vieja tina de cobre, iluminando toda la cabaña con un resplandor dorado. Encendí unas velas blancas, justo al pie de la tina. Algunas ya estaban consumidas y continuaban derritiéndose en un plato oxidado, formando formas curiosas en una vieja mezcla de cera.

 

Me hundí en el baño caliente, respiré hondo y me dejé relajar.  

 

El sol ya se había puesto cuando apagué la última vela. Era hora de descansar. Apoyé la cabeza en la almohada y me quedé dormida mientras pensaba en la familia de los aldeanos. ¿Cuándo los volvería a ver otra vez?

Pots.JPG

Me desperté con el canto de los pájaros y  los primeros rayos de  la luz del sol de verano, lista para otra mañana de jardinería. Corté algunas fresas y regué las plantas de interior. Me puse mi sombrero de paja y me llevé las frutas para continuar con las tareas del huerto al aire libre.  

 

Un poco más tarde, mientras estaba arrancando algunas hierbas, creí escuchar un ruido proveniente del otro lado de la cabaña como si alguien o algo estuviera cerca. Me di la vuelta y levanté la cabeza. Dos rostros familiares estaban parados frente a la puerta de la cabaña.

 

“Por aquí”, dije agitando mi brazo. Un chico pelirrojo con los pies descalzos y pantalones cortos de lino corrió hacia mí. Detrás de él, y un poco tímidamente, su hermana se acercó también a mí. Ella era unos años mayor que él. Su vestido era tan blanco que su cabello dorado parecía tan intenso como el color del sol al atardecer. Colgada del hombro, llevaba una gran bolsa, de la que el chico sacó un par de sacos de lino, como el que me habían regalado con las flores.

 

“Esto te lo envió la abuela”, se apresuró a decir el niño. Dentro de la bolsa, pude ver zanahorias, tomates, una barra de pan casero, semillas y algunas hierbas.

Dresser.JPG

Estaba tan agradecida por todas las cosas que me habían traído y tan feliz de volver a verles, que me tomó algunos minutos controlar mi emoción e invitarlos a entrar.  

 

Observaron la cabaña con curiosidad, mientras les servía agua y frutas. En el mostrador, el niño vio la cuchara de madera que me había dado y sonrió. “No puedo esperar a que me enseñes cómo hacer una”, dije emocionada.  

 

El niño estaba sentado en un cojín en el suelo, comiendo algunas bayas, mientras que la niña miraba más de cerca los libros y papeles que tenía en la mesa junto a la ventana. Agarró uno de los libros, tocando su tapa con las yemas de los dedos como si fuera a romperse. “¿Te gustaría leerlo?”, le pregunté mientras caminaba hacia ella. “Te lo puedes llevar a casa”, agregué. Ella levantó la cabeza y me miró confundida. “Nunca antes he leído un libro”, respondió.

Time.JPG

Colocó el libro en su gran bolsa y se sentó junto a su hermano, que había estado comiendo silenciosamente todas las bayas. La niña siguió mirando a su alrededor, a todos los rincones de la cabaña, frunciendo el ceño de vez en cuando, como si estuviera llena de preguntas. Pero no preguntó nada.  

 

“También vinimos aquí para invitarte a nuestra celebración de verano”, dijo la niña, “será aproximadamente en una semana, pero la abuela pensó que sería bueno que vinieras antes y te unas a nosotros para los preparativos”.  

 

Mi corazón estalló de alegría. Mientras preparaba un té para los tres, los niños me contaron algunas anécdotas sobre sus celebraciones. No podía esperar a estar allí.  

 

Era hora de que verlos partir, pero esta vez, sabía que los vería muy pronto.

Veggies.JPG

En los días siguientes seguí trabajando en la cabaña, el porche y la huerta. Por las tardes salía a pasear por diferentes zonas del bosque, todavía todo era nuevo para mí. Recogí algunos hongos, corté y tomé algunos troncos y recogí algunas flores de saúco en el camino.  

 

Aunque todavía tenía mucho por hacer, no podía concentrarme por completo en las tareas de la casa, imaginando todo lo que podría suceder cuando regresara al pueblo para la celebración del verano. La emoción me distraía fácilmente y me encontré tratando de llevar mi mente al presente una y otra vez. No solo tuve que terminar de restaurar la cabaña y asegurar mi sustento, sino que también tenía que preparar todo para mi visita a los aldeanos.  

 

El sol del mediodía brillaba en lo alto, y cuando el zumbido de las abejas y otros insectos se fusionó con los sonidos de mi estómago gruñendo, decidí que era hora de almorzar. El calor era insoportable fuera de la sombra. Solo podía pensar en comer una refrescante ensalada  debajo de los árboles.  

 

No había viento, solo se escuchaban pájaros lejanos entre el canto de las cigarras. El suelo olía a pinochas y el aire estaba perfumado por el intenso aroma de los tomates frescos del campo y las zanahorias terrosas. Era un lugar idílico para tumbarme durante horas, pero tenía muchas ganas de tener las cosas listas para mi viaje. Recogí mis cosas y entré a la casa. 

Vintage Suitcase.JPG

Yo era nómada, como todos mis antepasados. Estaba acostumbrada a viajar y estar fuera de casa. Nunca necesité mucho, pero de alguna manera, empacar para mi visita a los aldeanos no fue una tarea fácil. Estaba llena de preguntas: “¿Qué debo vestir? ¿Qué debo llevar para compartir con la familia? ¿Cuál sería un buen regalo para la anciana? ”.

 

Un vestido blanco de verano yacía en el fondo del armario. No lo había usado durante mucho tiempo, pero sabía que era el indicado para esta ocasión. Tomé el vestido de debajo de una pila de ropa, lo sacudí un poco y lo coloqué sobre mi cuerpo, sosteniéndolo por los hombros. Era hermoso, con mangas bordadas y puntillas y una falda hasta las rodillas.  

Las prendas ya estaban empacadas, solo quedaba preparar la comida y los regalos que llevaría.

Strawberries.JPG

A la mañana siguiente me desperté con el encantador canto de un pájaro en mi ventana. Afuera, el cielo gris estaba cubierto de nubes oscuras que se acumulaban sobre los árboles y el aire ya estaba perfumado con el olor a tierra mojada. Una ráfaga de viento entró en la cabaña cuando abrí la puerta, confirmando que sería un día lluvioso y tormentoso. Me apresuré a ponerme las botas, cogí un cesto que estaba afuera en el porche y bajé los escalones apresuradamente.

 

Recogí un montón de bayas silvestres y las primeras fresas que crecían en mi propio huerto. Con la canasta llena de frutas de colores colgando de mi brazo, pude sentir cómo pequeñas gotas de lluvia comenzaban a caer sobre mis manos. Dejé las botas debajo del techo de madera del porche y entré descalza en la cabaña.  

 

La lluvia había venido para quedarse. Gruesas gotas de lluvia golpearon los cristales de las ventanas mientras se formaban charcos en el patio, convirtiendo la tierra seca y agrietada en barro.  

 

En un día lluvioso, la casa no podía dejar de oler a pastel horneado y té de invierno. Así que después de que el té estuvo listo y la masa de la tarta pronta para rellenar, tomé unas fresas, las lavé y las corté por la mitad, y con poco de azúcar y limón vertí la mezcla dulce en la tarta.

 

El cielo se volvió casi negro y solo se veían las llamas a través de las rendijas de la vieja puerta del horno de hierro. Encendí algunas velas sobre el mostrador y seguí lavando las bayas mientras disfrutaba del dulce aroma del pastel y la melodía de la fuerte lluvia de fondo.

Smoothies.jpg

La fuerte lluvia continuó durante algunos minutos más, ensanchando los charcos y salpicando barro por todas partes. El primer pastel estaba listo para llevar a la celebración de verano de los aldeanos. Todas las bayas estaban listas. Era el momento de preparar unas bebidas frutales.  

 

Mezclé diferentes combinaciones de bayas y otras frutas y las aplasté vigorosamente. Agarré unas botellas de vidrio que estaban guardadas en la despensa, serví el puré de frutas y agregué un poco de té cítrico frío, creando bebidas de diferentes colores, sabores y tonos.  

 

El aroma fresco y dulce del té de cítricos me recordó aquella primera mañana en la anciana del pueblo, y no había nada que pudiera hacer más que contar las horas hasta que llegara el momento de salir de casa para volver a encontrarme con ellos.

Rustic Kitchen.jpg

La bolsa estaba empacada, el gran pastel de fresas horneado y las bebidas de frutas listas. Solo quedaba por preparar el obsequio para la anciana. Parecía tener todos los ingredientes posibles en su cocina y en los huertos familiares, y siempre estaba cocinando y sirviendo a los demás, así que tenía muchas ganas de traer algo para ella.

 

Cogí un cuenco grande, un puñado de copos de avena y coco rallado, un poco de miel, un poco de aceite y unos esquejes de lavanda, con la idea de hacer un jabón perfumado. A pesar de sus 137 años, la anciana tenía una piel suave y bien cuidada, de un blanco plateado como su cabello, con solo unas pocas pecas rosadas suaves en sus manos y mejillas. Sabía que estaría feliz de recibir un regalo como este.

 

Necesitaba dejar reposar y endurecer la mezcla durante la noche, así que me concentré en la envoltura del jabón, preparando unos trozos de papel marrón, a los que adjuntaba unos tallos de lavanda y una breve nota.

 

La lluvia había cesado hacía unas horas y la luna se abría paso entre las nubes. A lo lejos, el ulular de una lechuza me hizo saber que ya era hora de dormir. Al día siguiente iniciaría mi viaje hacia el pueblo.

Leaving Home.JPG

Salté de la cama y abrí las ventanas. El aire se sentía fresco. Detrás de los pinos, un cielo anaranjado brillante bañaba el bosque con un resplandor dorado. Al otro lado, el prado se veía espléndido, la brisa secaba los altos pastizales, haciéndolos bailar en olas que subían la colina. A lo lejos, las siluetas de los ciervos pastando.  

 

Hice un té de manzana tostada, mezclé algunas bayas sobrantes con nueces y lo coloqué sobre la gran mesa de madera que uso como superficie de trabajo. Un  exquisito aroma a coco y miel emanaba de las pastillas de jabón, que estaban listas para ser envueltas. Agregué los tallos secos de lavanda y la nota. Solo un baño fresco y los últimos preparativos me separaban del inicio de una nueva aventura.  

 

Una vez listo, agarré mi maleta y salí de la cabaña. Recogí algunas flores del jardín y comencé mi viaje hacia el pueblo, tan emocionada como una mariposa en su primer vuelo. 

Sunflowers.JPG

El lago, los árboles, las flores silvestres y las hermosas casas con entramado de madera, todo parecía tan mágico como podía recordar. Llegué un par de días antes del festival de verano, con muchas ganas de ayudar con los preparativos y con muchas ganas de ser parte de las celebraciones.  

 

Todos los niños disfrutaban del cálido día al aire libre, algunos corrían y jugaban, otros ayudaban con las tareas de la casa. Los miré un rato, buscando a Ellea, quien me había visitado en la cabaña y para quien recogí las flores.  

 

El brillo de su cabello dorado la delataba en la distancia, cerca del pozo. Sentada en un banco estaba Ellea, leyendo el libro que le había dado. Me acerqué a ella lentamente y le susurré un tímido “hola”, mientras levantaba mi brazo con las flores.

Reading.JPG

Ella miró hacia arriba y saltó del banco. Nos abrazamos y comenzamos a caminar hacia la casa de su abuela. De camino, me contó todo sobre el libro que estaba leyendo y me pidió que le leyera un poco por la noche. Felizmente acepté.  

 

Luego llegamos a la casa de los ancianos. Una aldaba de hierro forjado colgaba de la puerta de madera agrietada. En la parte superior, se podía ver la cabeza de un reno, en un color negro pardusco, ya descolorido. Entre sus cuernos, había algunas telarañas. En la parte inferior, un anillo pesado y una esfera sólida. La niña lo agarró con firmeza y llamó a la puerta.

 

La anciana abrió la puerta, radiante como la recordaba. Esta vez con el pelo trenzado y con un vestido color almendra. Nos saludamos con una pequeña reverencia y un cálido apretón de manos. La casa se llenó del dulce aroma de las cáscaras de naranja que colgaban del techo de su cocina. Antes de que pudiéramos decir nada, Ellea le pidió a su tatarabuela que nos preparara un té y que encendiera unas velas para que siguiéramos leyendo juntas el libro. 

Flower-Tea.JPG

Los primeros rayos del sol iluminaban la habitación, mientras los pájaros cantaban despertando al resto de los aldeanos. Sin embargo, Ellea todavía dormía, abrazada a un conejo de trapo. Bajé las escaleras, la habitación principal todavía estaba vacía. Mientras esperaba que todos se levantaran, deambulé por la cocina y el comedor, observando cada detalle. Sobre la mesa, un ramo de flores esperaba a ser convertido en té.

 

Caminando de regreso a la sala de entrada, en un armario largo pero estrecho, había algunos instrumentos musicales. Junto a ella, una caja de madera con lo que parecían retratos antiguos. El parecido de sus rostros con las mujeres de la familia me hizo pensar que eran sus antepasados. Seguí mirando las fotos. Un par de ellos me llamaron la atención. La ropa y los rasgos faciales eran muy diferentes a los demás. Parecían no pertenecer a su familia, sino a la mía.

 

Un suave "buenos días querida" me sorprendió. “Voy a preparar un té de flores”, agregó. 

WoodenSpoon.JPG

La repisa torcida de madera ennegrecida me llamó la atención desde el primer día. Decenas de frascos, sacos, latas pequeñas y cajones llenaban el armario con el que cualquiera podía soñar; lleno de un intenso aroma a hierbas y especias que invitaba a cocinar. Un recipiente lleno de cucharas y otros utensilios de madera colgaba de uno de los estantes. ⁣

"¿Calen ha hecho todas estas piezas?" Le pregunté, cuando estábamos a punto de terminar nuestro desayuno. “Algunos de ellos”, respondió, “La madera ha sido el negocio de la familia de Calen durante siglos. Cada pieza de madera que ves en el pueblo proviene de su taller ”. Añadió con orgullo. ⁣

“Y ahora tenemos que ponernos en marcha si queremos tener todo listo para mañana”, dijo la anciana, mientras colocaba un enorme saco de harina sobre la mesa. ⁣

Rustic Kitchen.JPG

Yo había horneado el pastel de fresas para las celebraciones, pero estaba ansiosa por aprender todos los secretos de la cocina élfica. Mientras preparábamos la mesa y nos preparábamos para empezar a picar, cortar, rallar y rebanar muchas verduras y frutas, algunos aldeanos más vinieron a ayudar. Éramos un total de siete personas alrededor de la mesa, yendo y viniendo al horno o al fregadero.  

 

Dos hombres habían traído masa de pan con levadura y ya la estaban amasando en una esquina de la mesa. Hacia el centro, dos hermanitos intentaban ayudar a colocar rodajas de manzana en una base de pastel, quizás la más grande que había visto hasta ahora. Frente a nosotros, una jóven con su cabello dorado recogido en una cola de caballo estaba mezclando algunos condimentos con limón y aceite en lo que parecía ser un delicioso aderezo fresco para las verduras que ya estábamos asando.

 

“¿Es esta otra receta que has aprendido en tus viajes, Gala?”, Le preguntó la anciana a la joven. “Lo es, abuela”, respondió sonriendo, “Y me gustaría poder compartir mucho más contigo a mi regreso”. Mientras la chica llevaba la salsa a la cocina, la abuela me miró y me dijo “Es una viajera, seguro que se parece más a tu familia que a la nuestra”.  

 

Seguí colocando las galletas de chocolate que acabábamos de cortar en una bandeja de horno, sin poder dejar de pensar, cómo sabía la anciana sobre mi familia y por qué tenía esos retratos de ellos en su casa.

Old Tablecloth.JPG

Debió haber visto cómo se frunció mi ceño cuando coloqué la última galleta. “Freja, querida”, me llamó con un gesto de la mano, “llevémoslas al horno y juntemos los manteles y la ropa para mañana”.

 

Caminamos juntas hasta el armario largo y estrecho donde había visto los retratos familiares por última vez. Los sacó suavemente de la caja y señaló a la dama de la primera foto. “Mi madre”, dijo, “te hubiera encantado su pan y su sopa. Un alma generosa ". Rápidamente pasó a la siguiente. Y esta hermosa mujer de aquí, mi hermana. Pensé que nadie podría amarla tanto como yo; hasta que conoció a Ollie. Estaban hechos el uno para el otro ”.  

 

Se quedó mirando los retratos durante unos segundos y tomó la tercera foto. “Así es como he conocido a tu familia, mi niña”, agregó, “vinieron hace muchos años en uno de sus viajes. Oliver era solo un niño cuando llegaron, pero siempre quiso quedarse en estas tierras. Cuando el resto de su familia se fue, él construyó la cabaña, donde vive ahora. Mi madre no estaba segura, pero fue suficiente verlos juntos para saber que era lo correcto ”. Todavía estaba tratando de pensar en todo lo que me había dicho cuando tomó mis manos y agregó: “Y no podría estar más agradecida con ellos por la familia que me dieron. Por ellos, hoy tengo a Calen, Ellea y Gala ”.

 

Volvió a guardar los retratos en la caja y abrió el primer cajón. “Aquí querida mía, agarremos estos y asegurémonos de que haya suficientes servilletas para todos”.

Picnic.JPG

A medida que avanzaba el día, la aldea normalmente tranquila comenzó a cobrar vida. Las puertas de todas las casas estaban abiertas de par en par, perfumando las estrechas aceras con el aroma de tortas recién horneadas, pan y otras delicias asadas mientras la gente entraba y salía trayendo mesas y sillas al campo. Otros llevaban guirnaldas y adornos mientras unos niños miraban a un grupo de jóvenes empujando una carretilla llena de barriles de cerveza.  

 

Continuaron los preparativos  a lo largo de la tarde hasta que el pueblo empezó a calmarse cada vez más. Cuando las primeras puertas comenzaron a cerrarse, regresé a la casa de la anciana. Ella ya se estaba preparando para dormir. “Veo que has tenido un día productivo”, dijo después de mirar mi ropa desalineada y mis manos sucias. “Necesitamos descansar, querida, la tradición es despertar con el canto del gallo".

 

A la mañana siguiente, me desperté con el bullicio de los aldeanos, más que con el canto de los gallos. Me refresqué y me puse mi hermoso vestido blanco bordado. Empacamos el resto de la comida en cestas y salimos de la casa, uniéndonos al resto de la gente que caminaba hacia el prado. Ha llegado el día que todos esperábamos.  

 

Me senté con la familia de la anciana, que ya se había puesto a comer unos dulces. Todos estaban felices. De repente, el fuerte sonido de un cuerno marcó el inicio del tan esperado festival.

Flourish.JPG

La charla se convirtió en juerga y la música y las risas llenaron el cálido aire de verano. Niños corriendo y jugando, adultos comiendo, bebiendo y compartiendo historias.  

 

Donde normalmente había una pradera tranquila y algunos animales pastando, ese día había guirnaldas y faroles colgados de árboles y postes de madera, mesas repletas de bocado deliciosos, familias tocando instrumentos musicales y varias estaciones de juegos.  

 

Bajo la sombra de un árbol, había un grupo haciendo arreglos florales, coronas de flores y adornos para las puertas. La anciana me dijo que era una de las tradiciones de la fiesta y me animó a probarla también. Entre algunas jóvenes estaba Gala, quien, al ver que me acercaba a ellas, se acercó a mí y me dio unas flores para probar.  

 

Seguí sus instrucciones y ambas pasamos el tiempo haciendo un montón de coronas y otras decoraciones. 

Botanical Illustration.JPG

Gala y yo no habíamos tenido la oportunidad de hablar todavía, pero la conexión entre nosotras era innegable. “La abuela me dijo que eres una nómada, pero que planeas quedarte aquí”, dijo mientras caminábamos juntas hacia la siguiente estación. “Lo soy”, respondí, “mi familia lo es”, me apresuré a agregar. “Eso es todo lo que sé y cómo me criaron. Me he estado moviendo de un lugar a otro desde que tengo memoria. Mis padres vinieron aquí para buscar algunas pertenencias familiares para vender. Pero de alguna manera sentí una conexión inmediata con estas tierras y decidí quedarme por un tiempo ".

 

Nuestra conversación fue interrumpida por Ellea, quien nos saludaba mientras estaba sentada en la estación más elegante, donde la Sra. Godfrey estaba enseñando ilustración botánica. La Sra. Godfrey era la herbolaria del pueblo y tenía una gran pasión por todo tipo de hierbas y plantas aromáticas, mientras que su esposo, el Sr. Godfrey, exhibía con orgullo su colección de vegetales exóticos en el puesto de al lado.

Tomato

El puesto del Sr. Godfrey había comenzado a vaciarse mientras los aldeanos llenaban sus canastas y bolsas con sus verduras frescas. Colores intensos y formas peculiares parecieron llamar la atención de al menos diez vecinos, que hacían cola frente a nosotros. Me apresuré a comprar unas patatas antes de que se acabaran y seguí mi camino con Galla.

 

Tomamos algunas bebidas y aperitivos de la mesa principal del buffet y nos sentamos en un rincón acogedor, un poco más lejos  del bullicio, desde donde podíamos ver las tranquilas aguas del lago. “Me alegra que pudieras unirte a nosotros en el festival”, dijo Galla mientras levantaba su copa para brindar.  

 

“Escuché que te vas después del festival”, le pregunté. Ella pareció entusiasmarse mucho con ese tema, “Así es, pero esta vez no será por mucho tiempo. Solo voy al pueblo para prepararme para el próximo gran viaje ”, respondió con voz alegre. 

Cozy Nook.JPG

La brisa se hizo más cálida a medida que el sol subía más. Seguimos hablando un rato en nuestro acogedor rincón. Gala era una persona muy sencilla, pero a la vez muy culta, parecía saberlo todo. Disfrutaba mucho de nuestras charlas y ella despertó en mí la curiosidad por saber y aprender más.

 

Aunque estaba acostumbrada a viajar largas distancias, siempre había sido a pie o en carruaje, nunca en barco. Gala, en cambio, ya había cruzado el Mar del Norte y el Mar Báltico y ya había estado en las grandes ciudades.  

 

Mirando al lago y con un gesto como si estuviera pensando en voz alta, dijo: "Sé que no has llegado hace mucho y que tienes que cuidar tu jardín y prepararte para el invierno. Pero si les preguntamos a mis hermanos para cuidar el huerto, tal vez puedas venir conmigo al pueblo. Estoy seguro de que te gustará ".  

 

Tenía razón. No importaba cuánto disfrutaba mi estadía en el bosque y la nueva casa, a la que, por primera vez, llamaba hogar, la idea de seguir explorando era muy tentadora. 

Vintage Suitcase

La visita al pueblo no duraría más de una semana, no había razón para que no fuera con ella, pensé. Después de todo, quería saber qué estaba haciendo en la ciudad para preparar su gran viaje.  

 

Ella me contó sus planes. Cuanto más escuchaba, más quería unirme a ella. Ella ya tenía todo planeado. En tres días se subiría al carruaje del señor Godfrey y pagaría el viaje descargando sus verduras y heno en el mercado de la ciudad vecina, donde también planeaba vender algunos de sus viejos vestidos y joyas. Desde allí, tomaría otro carruaje hacia una ciudad más grande, donde pasaría la noche en un albergue donde solía trabajar, esta vez pagando la estadía cocinando algunas de sus exóticas recetas para el desayuno de la posada.

 

“Temprano en la mañana tomaríamos el tren a la ciudad principal, esta vez nos quedaremos en una casa de huéspedes que conozco. Me encantaría presentarte a algunos de mis amigos allí y luego deberíamos… ”, continuó hablando pero ya no pude prestar atención. Nunca antes había viajado en tren ni me había alojado en una casa de huéspedes. ¿Cómo se suponía que iba a pagarlo? No podría gastar mis pequeños ahorros en un viaje si quisiera sobrevivir a mi primer invierno en el bosque, lejos de mi familia.

Sunflowers.JPG

Pero Gala parecía no estar preocupada por mis inquietudes. Ella estaba, notoriamente, más relajada que yo, y era una persona muy práctica, así que aunque le había reiterado todas mis razones y preocupaciones para no unirme a ella, simplemente las ignoró y rápidamente comenzó a hablar sobre posibles soluciones. Seguro que tenía un poder increíble para hacerme cambiar de opinión. Y aunque esta vez todavía tenía mis inseguridades, le prometí que lo pensaría.  

 

Un segundo toque de cuerno me devolvió al presente. En el centro del campo, la fogata había comenzado a arder y los aldeanos bailaban a su alrededor al ritmo de la música, que se volvía más alegre y fuerte. Decenas de personas que tocaban sus instrumentos se preparaban para comenzar la fiesta de la noche. Gala se levantó de un salto y me agarró del brazo para levantarme. “Tienes hasta mañana por la mañana para decidir”, dijo sonriendo, “¡ahora es el momento de bailar!”.

 

De hecho, estaba en el lugar más feliz de la tierra. Rodeada de risas, alegría, gratitud y compañerismo, no pude sino sentirme inspirada y armarme de valor. Tomé la decisión. Al igual que los vestidos de las campesinas flameaban al ritmo de la música, mis pensamientos volaban libremente mientras me imaginaba a mí misma en la nueva aventura.