• Indoora

Lee las cartas y textos completos ~ Episodio 2

Episodio 2: el diario de Emma, 1909

5 de julio 1909


El fin de semana pasado volvimos a visitar a la tía Florence. Me maravillo de su sabiduría, su estilo único y, por supuesto, sus hermosos vestidos. Nunca he visto a alguien como ella en mi vida. Estoy segura de que nuestras mamás prohibirían nuestras visitas si supieran todo lo que nos enseña. Creo que por eso nos pidió que nunca reveláramos sus palabras secretas y sus hábitos peculiares. Incluso se viste y se comporta de manera diferente cuando visita a la familia de Rose o cuando se encuentra con nosotros donde nos bajamos del carro. Pero luego, tan pronto como estamos en su carruaje, parece convertirse en otra persona, llena de vida y espíritu. Rose y yo queremos ser como ella cuando crezcamos. Esta vez incluso nos permitió usar sus sombreros. Rose eligió un canotier adornado con flores amarillas y yo una boina rosa con pompones.


Cuando llegamos a su casa, su criada Bonny, como ella la llama, nos mostró nuestra habitación. Pero la tía Florence dijo que la casa aún no estaba lista. No hasta que le hubiéramos dado las bendiciones de las hadas juntas. Tan pronto como escuché esas palabras, supe que íbamos a pasar un tiempo maravilloso en su casa.


Bonny trajo una bandeja llena de cosas y se unió a nosotros para el ritual. En la bandeja había una olla, naranjas, un ramo de lavanda, unas ramitas de tomillo y unos tazones pequeños. La tía Florence tomó una botella de agua del armario detrás de ella diciendo que era agua mágica. Primero nos pidió que echáramos las flores y el tomillo en la olla, y luego cortamos las naranjas. Bonny añadió el agua y nos dio un paño para limpiarnos las manos. Cuando estuvimos listas, nos tomamos de la mano y la tía Florence comenzó su hechizo. Dio las gracias por su casa, por nuestra visita, por Bonny, por el agua y las flores. Habló de ser amable y agradecida, especialmente con la naturaleza. Y finalmente, susurró a las hadas y les pidió que mantuvieran la casa en armonía y nuestros espíritus contentos y animados. No recuerdo todas sus palabras, pero terminó su encantamiento con “Inkor Dom”, dijo que significa “un lugar feliz”. Luego colocó la olla sobre el fuego. Pronto una fragancia encantadora invadió la habitación y pudimos disfrutar de una taza de té y deliciosos pasteles mientras nos sumergíamos en ese dulce aroma fresco. Mientras seguíamos a la tía Florence a su biblioteca, Bonny vertió la mezcla en tazones más pequeños y los llevó a las diferentes habitaciones, perfumando y bendiciendo toda la casa.



Episodio 2: Carta de Winifred a Rose

Bermothill, 8 de agosto 1976


Estimada señora Harrison,


No tengo palabras para describir la alegría que ha traído a mi vida al enviarme las pertenencias de mi abuela. Le estoy eternamente agradecida. Leer su diario y aprender más sobre ella me ha hecho, de alguna manera, entender más sobre mí misma. Y tengo la sensación de que ella está aquí, a mi lado, guiándome. Todavía tengo mucho por descubrir, pero en cada historia, en cada página, puedo ver lo hermosa que fue su amistad y lo memorable que fue su tiempo juntas.


Hay tantas preguntas que me gustaría hacerle. ¿Cómo se conocieron? ¿Conocío a mi abuelo? Me encantaría saber más sobre la tía Florence. ¿Cuál es el idioma que aparece en el diario? Estoy tan intrigada por todo esto, pero especialmente el pergamino sobre un pacto, el Pacto del diente de león, ¿qué significa?


Me alegra mucho haberle recordado a mi abuela. Amo la naturaleza tal como ella lo hizo y nada me gusta más que los árboles, las flores y el canto de los pájaros. Aunque no creo ser tan especial como usted y mi abuela. No tengo un alma gemela, como ustedes. No tengo muchos amigos y la mayoría de la gente piensa que soy rara. Pero encuentro consuelo leyendo sus historias, que me inspiran a crear una vida memorable.


Gracias una vez más, querida señora Harrison.


Le deseo una pronta recuperación y espero poder visitarle pronto.


Con cariño,

Winifred.